erroresortograficos.com.

erroresortograficos.com.

La concordancia entre sujeto y verbo: reglas y ejemplos

La concordancia entre sujeto y verbo: reglas y ejemplos

La concordancia entre sujeto y verbo: reglas y ejemplos

La concordancia entre sujeto y verbo es un aspecto fundamental en la gramática española. Se trata de un tema que puede parecer sencillo en un principio, pero que, en realidad, puede generar una gran cantidad de errores ortográficos si no se conoce bien.

Es por ello que en este artículo vamos a profundizar en las reglas y ejemplos más relevantes en lo que a la concordancia entre sujeto y verbo se refiere. De esta manera, podrás tener una guía completa para escribir de manera adecuada y precisa.

Reglas básicas de concordancia entre sujeto y verbo

La concordancia entre sujeto y verbo es una de las normas más importantes que el hablante y el escritor tienen que conocer. A continuación, vamos a explicar las reglas básicas que existen para que no cometas errores en tu escritura.

1. El verbo tiene que coincidir en número y persona con el sujeto

La regla fundamental de la concordancia entre sujeto y verbo es que ambos deben coincidir en número y persona.

Por ejemplo:

- "La casa es grande." Aquí, el sujeto ("la casa") es singular, por lo que el verbo ("es") también es singular.

- "Las casas son grandes." En este caso, el sujeto ("las casas") es plural, por lo que el verbo ("son") también es plural.

2. Cuando el sujeto está formado por varios sustantivos, se utiliza el verbo en plural

Cuando el sujeto está compuesto por varios sustantivos, la concordancia se hace en plural. Si los sustantivos son de género diferente, se toma el género del sustantivo más cercano al verbo.

Por ejemplo:

- "El vaso y el plato están en la mesa." Aquí, el sujeto está compuesto por dos sustantivos ("el vaso" y "el plato"), por lo que el verbo ("están") está en plural.

3. Si el sujeto contiene una expresión de cantidad, se utiliza el verbo en singular o plural según la cantidad

Cuando el sujeto contiene una expresión de cantidad, se utiliza el verbo en singular o plural según la cantidad.

Por ejemplo:

- "Toda la comida estaba buenísima." Aquí, el sujeto ("toda la comida") es singular, aunque contenga la expresión "toda", por lo que el verbo ("estaba") también es singular.

- "Todas las comidas estaban buenísimas." En este caso, el sujeto ("todas las comidas") es plural, por lo que el verbo ("estaban") también es plural.

4. Si el sujeto es colectivo, se utiliza el verbo en singular o en plural dependiendo del contexto

Si el sujeto es colectivo, es decir, si se refiere a un conjunto de individuos, se puede utilizar el verbo en singular o en plural dependiendo del contexto.

Por ejemplo:

- "El equipo juega bien." Aquí, el sujeto ("el equipo") es colectivo y se utiliza el verbo en singular.

- "Los equipos juegan bien." En este caso, el sujeto ("los equipos") también es colectivo, pero se utiliza el verbo en plural.

5. Los verbos impersonales se utilizan en tercera persona del singular

Los verbos impersonales, que se refieren a situaciones en las que no hay un sujeto específico o cuando el sujeto es desconocido, se utilizan siempre en tercera persona del singular.

Por ejemplo:

- "Llueve." Aquí, el verbo ("llueve") es impersonal y se utiliza en tercera persona del singular.

- "Hace frío." En este caso, el verbo ("hace") es impersonal y se utiliza en tercera persona del singular.

6. Los verbos ser y estar tienen distinta conjugación

Los verbos ser y estar son dos verbos muy utilizados en español, aunque tienen una conjugación distinta.

El verbo ser se utiliza para hablar de características esenciales y permanentes del sujeto, mientras que el verbo estar se utiliza para hablar de características temporales o circunstanciales.

Por ejemplo:

- "Soy alto." En este caso, se utiliza el verbo ser porque la característica del sujeto ("alto") es esencial y permanente.

- "Estoy cansado." En este caso, se utiliza el verbo estar porque la característica del sujeto ("cansado") es temporal.

Ejemplos de concordancia entre sujeto y verbo

Para entender mejor la concordancia entre sujeto y verbo, a continuación, vamos a ver algunos ejemplos de oraciones que cumplen las reglas anteriormente mencionadas.

- "Los juegos de mesa están sobre la mesa." Aquí, el sujeto ("los juegos de mesa") es plural, por lo que el verbo ("están") también lo es.

- "Toda la clase está motivada." En este caso, el sujeto ("toda la clase") es singular, aunque contiene la expresión "toda", por lo que el verbo ("está") también lo es.

- "Los niños juegan en el parque." En este caso, el sujeto ("los niños") es plural, por lo que el verbo ("juegan") también lo es.

- "El abuelo y la abuela están en casa." Aquí, el sujeto está compuesto por dos sustantivos ("el abuelo" y "la abuela"), por lo que se utiliza el verbo en plural.

- "Hace frío en la calle." En este caso, el sujeto es impersonal, por lo que se utiliza el verbo en tercera persona del singular.

Conclusión

La concordancia entre sujeto y verbo es una norma fundamental de la gramática española que todo escritor y hablante debe conocer. Para ello, es importante conocer las reglas básicas que rigen esta concordancia y prestar atención a los ejemplos que se muestran en este artículo.

De esta manera, conseguirás evitar la mayoría de los errores ortográficos que se cometen en relación con la concordancia entre sujeto y verbo. Por tanto, se trata de un aspecto clave para la escritura y la comunicación efectiva en español.