erroresortograficos.com.

erroresortograficos.com.

La h y sus excepciones: ¿por qué no se usa siempre?

La h y sus excepciones: ¿por qué no se usa siempre? La lengua española es una de las más complejas del mundo, y la ortografía es uno de los motivos principales. Uno de los aspectos más difícil de la ortografía española es el uso de la letra "h". En esta lengua, la "h" parece ser una letra inútil, pues no tiene sonido propio. No obstante, se trata de un elemento fundamental en muchas palabras que de no llevarla, se transformarían en palabras distintas. En este artículo explicaremos qué es la "h", por qué no siempre se usa y qué excepciones presenta. La "h" es la octava letra del alfabeto español. Desde el punto de vista fonético, la "h" no representa ningún sonido. Por eso se la considera una letra muda. Sin embargo, la "h" cumple una función importante en la ortografía de la lengua española: indica que la vocal que la precede se pronuncia con un sonido fuerte. Es decir, la "h" no se escucha, pero sí afecta la forma en que se pronuncia la palabra que la contiene. Dicho esto, no todas las palabras que llevan "h" se pronuncian con un sonido fuerte. De hecho, hay muchas palabras en español que llevan "h" y no se pronuncian. Por ejemplo, la palabra "hora". La "h" en "hora" no tiene ningún sonido, pero se utiliza para diferenciarla de la palabra "ora", que significa 'tiempo'. Entonces, ¿por qué hay palabras en español que llevan "h" y no se pronuncian? La respuesta está en el origen de la lengua española. En un principio, la "h" sí tenía un sonido propio. Se pronunciaba de forma parecida a la jota inglesa o francesa. Sin embargo, a lo largo del tiempo, este sonido se fue debilitando hasta desaparecer por completo. A pesar de que la "h" ha perdido su sonido, su uso sigue siendo importante en la lengua española. Esta letra se utiliza para distinguir entre palabras que se escriben igual pero que tienen significados diferentes. Por ejemplo, "hala" y "ala". En la primera, la "h" indica que la vocal "a" debe pronunciarse con un sonido fuerte, mientras que en la segunda se pronuncia con un sonido suave. Sin embargo, hay algunas excepciones en las que la "h" no se utiliza, a pesar de ser necesaria para su distinción. Esto se debe a que en algunos casos se ha perdido su pronunciación con el paso del tiempo y del uso. Estas palabras son varias y pueden encontrarse en diferentes áreas. A continuación, se presentan algunas de estas excepciones importantes:

Excepciones de la "h" en las letras ch, ll, y:

- En el año 1994, la Real Academia Española eliminó la "ch" como letra del alfabeto español. Esto se debió a que la "ch" no representa un sonido ni una letra propia. Sin embargo, muchas palabras en español todavía contienen la letra "ch". Ejemplo: Muchacho, chicle, chiquito, chuleta, chapa, etc. - La "ll" también ha perdido importancia en el alfabeto español. Antes, era considerada la decimocuarta letra del alfabeto, pero en 2010, la RAE decidió que la "ll" y la "ch" dejaran de ser letras independientes. Ahora se consideran dígrafos del español. Ejemplo: Paella, pollito, mellizo, etc. - La "y" también se utiliza como dígrafo. Puede representar un sonido vocálico o consonántico, según la palabra donde se encuentre. En muchas palabras donde la "y" actúa como consonante, podría reemplazarse por la letra "h". Ejemplo: Yegua, yelmo, yoga, yerno, etc.

Otras excepciones

- Palabras con prefijo "ex". Examen, exasperar, exótico, etc. - Algunas palabras que empiezan por "h" seguidas de una consonante, como "hostia", "hervir" o "huevo". - Otras palabras que se escriben diferente en América y en España como "hoy", "hueso", "huerta", etc. En conclusión, la "h" es una letra muy importante en la ortografía del español. Si bien no tiene sonido, su uso es fundamental para distinguir entre palabras que tienen significados distintos. Aunque hay excepciones en las que la "h" no se utiliza, como hemos visto a lo largo del artículo, es importante conocer cuáles son para mantener una correcta ortografía en la escritura de la lengua española.