erroresortograficos.com.

erroresortograficos.com.

Los errores gramaticales más comunes en el español contemporáneo

Los errores gramaticales más comunes en el español contemporáneo

Introducción

Como hispanohablantes, a menudo damos por sentado el conocimiento de nuestra lengua. Sin embargo, el español tiene sus peculiaridades, y el uso incorrecto de las reglas gramaticales puede llevar a errores ortográficos y malentendidos. Este artículo se centrará en los errores gramaticales más comunes en el español contemporáneo, con la intención de proporcionar una guía útil para aquellos que buscan mejorar su escritura y comunicación en español.

El uso incorrecto de la tilde

Uno de los errores más comunes en español es el uso incorrecto de la tilde. La tilde es un signo ortográfico que se aplica sobre la vocal de una sílaba para indicar el acento de la palabra. La regla general es que las palabras agudas, que tienen el acento en la última sílaba, llevan tilde si terminan en "n", "s" o vocal, como en "compás", "avión" y "animal". Las palabras graves, que tienen el acento en la penúltima sílaba, llevan tilde si no terminan en "n", "s" o vocal, como en "fácil" y "pájaro". Las palabras esdrújulas, que tienen el acento en la antepenúltima sílaba, siempre llevan tilde, como en "crédito" y "médico". Por último, las palabras sobresdrújulas, que tienen el acento en una sílaba anterior a la antepenúltima, siempre llevan tilde y son muy escasas en el idioma español. Sin embargo, muchas personas cometen errores al aplicar esta regla. Por ejemplo, es común ver palabras agudas que terminan en consonante sin tilde, como en "parlament" en lugar de "parlamento", o palabras graves que no llevan tilde aunque no terminen en "s", "n" o vocal, como en "album" en lugar de "álbum". Es importante prestar atención a las reglas de acentuación y verificar siempre la ortografía de las palabras.

La confusión entre "ser" y "estar"

Otro error común en español es la confusión entre los verbos "ser" y "estar". Aunque ambos verbos se traducen al inglés como "to be", tienen significados diferentes en español. "Ser" se utiliza para describir características permanentes de las personas y las cosas. Por ejemplo, "él es médico" indica que su profesión es médico y es poco probable que cambie. "Estar", por otro lado, se utiliza para describir características temporales y situacionales. Por ejemplo, "él está triste" indica que su estado emocional actual es triste y puede cambiar en el futuro. La confusión entre estos dos verbos puede llevar a frases que no tienen sentido o que dan una impresión equivocada. Por ejemplo, "el cielo es azul" es correcto, ya que la color del cielo es un hecho permanente. Pero "el cielo está azul" es incorrecto, ya que sugiere que el cielo cambió de color recientemente, lo cual no es verdad en este caso.

La mala concordancia verbal

La concordancia verbal se refiere a la relación entre el sujeto de una oración y el verbo que la acompaña. En español, el verbo debe estar en concordancia de número y persona con el sujeto. Por ejemplo, "él camina" es correcto, ya que el verbo "caminar" está conjugado en tercera persona del singular, para concordar con el sujeto "él". Sin embargo, "él caminan" es incorrecto, ya que el verbo no concuerda con el sujeto. La mala concordancia verbal es un error común en español, especialmente cuando el sujeto y el verbo están separados por una cláusula larga o por más de un sujeto. Por ejemplo, "Una de las cosas que me encanta hacer son viajar" es incorrecto, ya que el sujeto de la oración es "una de las cosas", que es singular. Por lo tanto, el verbo "ser", que debería estar en concordancia, debería ser "es".

La confusión entre "hay", "ahí" y "ay"

Otro error común en español es la confusión entre "hay", "ahí" y "ay". "Hay" se utiliza para indicar la existencia de algo o alguien, como en "hay un perro en el jardín". "Ahí" se utiliza para indicar un lugar o una ubicación, como en "el parque está por ahí". "Ay", por otro lado, es una interjección que se utiliza para expresar dolor o sorpresa, como en "¡Ay, me duele la cabeza!". Es común ver la confusión entre estas palabras, especialmente entre "hay" y "ahí". Decir "ahí un perro en el jardín" en lugar de "hay un perro en el jardín" es incorrecto, ya que indica un lugar en lugar de una existencia.

El uso incorrecto de los demostrativos

Los demostrativos son palabras que se utilizan para señalar algo o alguien. En español, los demostrativos son "este", "ese" y "aquel", y sus variantes en género y número. "Este" se utiliza para señalar algo cercano al hablante, "ese" se utiliza para señalar algo cercano al oyente, y "aquel" se utiliza para señalar algo lejos de ambos. El error más común con los demostrativos es su uso incorrecto en términos de ubicación. Por ejemplo, utilizar "ese" en lugar de "este" para señalar algo que está cerca al hablante, o utilizar "aquel" en lugar de "ese" para señalar algo que está cerca al oyente. Otro error común es el uso incorrecto de los demostrativos en relación a la cantidad. Por ejemplo, utilizar "aquella" en lugar de "ese" para referirse a algo cercano al oyente pero que hay más de uno.

La confusión entre "por" y "para"

"Por" y "para" son dos preposiciones comunes en español que a menudo se confunden. "Por" se utiliza para indicar una causa, motivo o razón de algo, como en "lo hice por ti". También se utiliza para indicar una duración de tiempo, como en "voy a la playa por la tarde". "Para", por otro lado, se utiliza para indicar el propósito o la finalidad de algo, como en "estudio para ser médico". También se utiliza para indicar un destino, como en "el regalo es para ti". La confusión entre estas dos preposiciones puede llevar a errores de significado en una oración. Por ejemplo, decir "voy a la playa para la tarde" en lugar de "voy a la playa por la tarde" cambia el significado de la oración de la duración del tiempo a la finalidad de la acción.

El mal uso de los pronombres personales

Los pronombres personales son palabras que se utilizan para reemplazar a los sustantivos o nombres en una frase. En español, los pronombres personales son "yo", "tú", "él", "nosotros", "vosotros" y "ellos". Es común ver errores en el uso de los pronombres personales, como la confusión entre "tú" y "usted", o el uso indebido de "vosotros" en lugar de "ustedes" en áreas donde no se usa el español coloquial. También es común ver errores con la colocación de los pronombres en la oración. Por ejemplo, utilizar "me" en lugar de "yo" como sujeto, como en "me gusta bailar" en lugar de "yo gusto bailar".

La falta de concordancia entre el sujeto y el verbo en la tercera persona del singular

Otro error común en español es la falta de concordancia entre el sujeto y el verbo en la tercera persona del singular. Aunque en general el verbo en tercera persona singular lleva la "-s" al final, hay algunas excepciones, como los verbos que terminan en "-z" o "-x". Por ejemplo, "hacer" se convierte en "hace", pero "decir" se mantiene como "dice". La falta de concordancia puede llevar a frases confusas o incorrectas. Por ejemplo, decir "ellos caminas" en lugar de "ellos caminan" es un error común por falta de atención a la concordancia.

El uso incorrecto de los plurales

En español, los plurales de los sustantivos se forman agregando una "-s", una "-es" o cambiando la última vocal de la palabra, según la terminación del sustantivo. Sin embargo, existen algunas excepciones, como los sustantivos que terminan en consonante y los sustantivos compuestos. El error más común con los plurales es utilizar "-s" donde debería ser "-es" o viceversa. Por ejemplo, utilizar "libros" en lugar de "lobos" o "café" en lugar de "cafés". También es común ver la falta de plurales en frases en las que debería haberlos, como en "hay cuatro mesa en la sala".

La confusión entre "haber" y "a ver"

"Haber" es un verbo que se utiliza en español para indicar la existencia o la posesión de algo, como en "hay muchas flores en el jardín". "A ver", por otro lado, es una expresión utilizada para pedir opinión o sugerencia, como en "a ver si puedes ayudarme". Es común ver la confusión entre estas dos expresiones, especialmente en el lenguaje hablado. Decir "haber si puedes ayudarme" en lugar de "a ver si puedes ayudarme" es incorrecto y puede llevar a confusiones en el mensaje.

Conclusión

El español es un idioma complejo y rico, con muchas reglas gramaticales y ortográficas a tener en cuenta. Los errores en la escritura y la comunicación pueden llevar a malentendidos y a una mala impresión en el receptor del mensaje. La atención a las reglas de acentuación, la concordancia, y el uso correcto de las preposiciones, los verbos y los demostrativos puede mejorar significativamente la calidad de nuestra comunicación en español.